Democratizar la innovación


Este programa forma parte del podcast Cultura Libre.

Democratizar la innovación

Jueves 1 Sep 2011

Este capítulo es sobre cómo la innovación es un proceso acumulativo, y cómo la colaboración/competencia entre empresas y el aporte de los usuarios finales es fundamental para avanzar en tecnología.

Música/Sonidos:

Guión

[Música: Conc. Brandemburgo No4 en Sol, 1er mov.] Sir Isaac Newton, uno de los personajes más importantes para la ciencia y la tecnología del pasado milenio,no era la persona más agradable del mundo. Se ha dicho que era alguien remoto, solitario, reservado, introvertido, melancólico, falto de humor, puritano, cruel, vengativo y resentido. Lo menos que se puede concluir de esto, es que no era alguien muy sociable. Pero aún así, reconoció con humildad en una carta muy publicitada que "si he visto más lejos, ha sido parado sobre los hombros de gigantes". Actualmente la frase aparece en el canto de la moneda de 2 libras en Inglaterra, además de bajo la caja de búsqueda de "Google Scholar".

Por supuesto, y adecuadamente, la frase no la inventó Newton en el siglo XVII, sino que aparece escrita en textos que datan de al menos 500 años antes. Pero el mensaje es muy importante viniendo de un científico individualista como Newton. La ciencia y la tecnología son acumulativas. Cada inventor utiliza en sus inventos el acervo de conocimiento existente en su época, en un proceso que requiere pequeños pasos que son validados y mejorados por otros inventores. La imagen del inventor que se encierra durante meses y luego emerge de su laboratorio gritando "¡está vivo!" es un buen argumento para hacer películas, pero no es la forma en que funcionan las cosas.

[ESCENA DE FRANKENSTEIN (1931)] "It's alive!"

Uno de los grandes innovadores del siglo XX, Henry Ford, declaró en 1934:

No inventé nada nuevo, simplemente junté [...] los descubrimientos de otros. Si hubiese trabajando 15, 10, o incluso 5 años antes habría fracasado. Así es con cada cosa nueva. El progreso sucede cuando todos los factores necesarios están listos, y entonces es inevitable. Enseñar que unas pocas personas son responsables por los grandes avances de la humanidad es el peor tipo de disparate.

De acuerdo a los economistas Michele Boldrin y David Levine:

"La mayoría de las cosas útiles que nos rodean hoy no son el producto de un gigantesco salto adelante debido a la imaginación de un genio prometeico, sino que son, en cambio, el resultado de una cadena de mejoras incrementales humildes y que a menudo son pasadas por alto, y que son ejecutados por miles de seres humanos muy normales."

Esto es fácil de ver: la mayoría de las versiones "1.0" de los inventos son muy inferiores a los productos anteriores. Los primeros automóviles eran más ruidosos, caros, incómodos e inconvenientes que andar a caballo. Los primeros teléfonos móviles en los años sesenta pesaban 40 kilos y escasamente merecían el adjetivo de móviles. Sólo mediante un proceso de refinamiento sucesivo se puede realmente superar el estado del arte anterior. Sin esos refinamientos, los inventos iniciales son inútiles.

* * *

Por este motivo, cuando las innovaciones tecnológicas no son compartidas libremente, hay grandes pérdidas sociales.

Un ejemplo de esto es explicado por Joseph Stiglitz, ganador del premio Nobel de Economía, quien cuenta qué es lo que hicieron los hermanos Wright después de su primer vuelo:

[STIGLITZ] "Los hermanos Wright obtuvieron una patente sobre el aeroplano después de su vuelo en Kitty Hawk, pero también lo hizo alguien llamado Curtiss, y lo que crearon fue lo que se llama una "maraña de patentes". Cualquiera que quisiera desarrollar un aeroplano, tenía que pagarles a ambos, así que nada sucedió. Hasta que llegó la Primera Guerra Mundial y el gobierno de Estados Unidos dijo: es demasiado importante tener aeroplanos como para permitir que los abogados de patentes detengan el desarrollo, y el resultado de esto fue que confiscaron las patentes y decidieron quién obtenía qué y quién pagaba a quién y cuánto. Y así tuvimos el aeroplano"

Los hermanos Wright estuvieron una década completa en batallas legales para impedir que otros fabricaran aviones; el despegue de la industria aeronáutica en Estados Unidos sólo fue posible cuando el congreso estadounidense intervino para obligar a las empresas a formar un "pool" de patentes compartido.

Algo similar ocurrió con el triodo, el antecesor del transistor, que no pudo ser usado industrialmente durante años por una disputa legal con Marconi, el inventor del diodo, que decía que el triodo estaba basado en el diodo y por lo tanto no se podía fabricar sin su permiso, pero Marconi tampoco podía fabricar el triodo porque había una patente de AT&T sobre él. Esta es siempre la naturaleza de estos conflictos: atascos de patentes donde nadie come ni deja comer.

* * *

Los inventos más revolucionarios para la industria, tienden a ser mejorados mediante procesos socializados. A comienzos del 1800s, con las patentes sobre las máquinas de vapor de Watts expiradas, se desarrolló una verdadera revolución en la industria minera, mediante una serie de mejoras tecnológicas que eran publicadas y compartidas. En 1850 sucedió algo similar con las fundiciones de la industria del hierro, también mediante mejoras tecnológicas que eran compartidas entre empresas competidoras. En el siglo XX, IBM hizo lo mismo con diseños de semiconductores, y en el siglo XXI las empresas de alta tecnología rutinariamente comparten parte de sus avances tecnológicos con otras empresas.

Estos avances han sido posibles en un entorno donde se permite la circulación e implementación de los inventos. Pero los excesos del sistema de patentes, el desborde de la "propiedad intelectual", han creado una situación que no tiene nada que ver con respetar derechos de propiedad, sino simplemente con facilitar la creación de monopolios.

El economista David Levine lo explicó así en una entrevista sobre su libro con Michele Boldrin "En Contra del Monopolio Intelectual":

[LEVINE] El término 'propiedad intelectual' está diseñado para dar la impresión, para dar la impresión visual de que la propiedad intelectual tiene alguno de los efectos beneficiosos de otros tipos de propiedad. Para parecerse a la propiedad de las casas, la propiedad de los automóviles, para que pensemos 'la propiedad es algo bueno' por lo tanto la propiedad intelectual es algo bueno. Pero la propiedad se refiere realmente a ser dueños de la idea original. Lo que los intelectuales llaman propiedad intelectual es realmente acerca de controlar el uso de otras personas de una idea, que hablando en términos generales no es de lo que se trata la propiedad, para nada.

Para entender por qué la innovación puede realizarse en forma descentralizada mediante muchas empresas que cooperan al mismo tiempo que compiten, hay que sacarse de la cabeza dos errores fundamentales.

El primero error es la idea de que cuando las empresas privadas revelan sus innovaciones pierden beneficios. A menudo, una empresa privada puede incrementar sus beneficios al compartir sus innovaciones, logrando que su propia metodología y técnica sea adoptada como un estándar informal en la industria, así como también mejorando su reputación en la comunidad tecnológica, lo que permite atraer a los mejores trabajadores.

El segundo error es que cuando una empresa adopta una innovación producida en otra parte disfruta de todos los beneficios sin pagar ninguno de los costos. Al contrario, la empresa que intenta simplemente copiar una innovación sin haber contribuído a ella no cuenta ni con el personal preparados ni con los procesos necesarios para extraer los mismos beneficios que extraen las empresa que sí contribuyen al desarrollo de una innovación.

* * *

En la actualidad, no sólo existen grandes acuerdos para compartir tecnologías entre grupos de empresas, sino que se reconoce el papel de los usuarios finales de las tecnologías como innovadores. El profesor del MIT Eric von Hippel lo explica así:

[VON HIPPEL] "La sabiduría convencional ha sido que, [...] básicamente, los fabricantes son los innovadores. [...] En el modelo convencional existe la investigación de mercado, así que los fabricantes pueden mirarte a los ojos y decir: "¡Ajá!, usted quiere pasta de dientes con sabor a ron", luego regresan y lo desarrollan. [...] Empezamos a estudiar esto, de hecho estudiamos desde dónde viene la innovación, y lo hacemos, por extraño que parezca para desde hace 30 años. [... ] Lo que descubrimos cuando realmente rastreamos desde donde provienen las innovaciones, es que en contraposición a la creencia popular, encontramos que en realidad eran los usuarios los que estaban innovando. Porque, en la frontera, cuando los mercados están empezando, son muy pequeños e inciertos para los productores. Así que una empresa no quiere invertir en eso. Pero las personas que se dedican, de hecho, a la actividad, son los que dicen: "sé exactamente lo que necesito", y si encuentras a alguien que está tan desesperado como para comenzar a construirlo, entonces efectivamente es así. Luego te das cuenta que todo, desde la máquina de corazón-pulmón mecánica hasta los skateboards, el software de código abierto, etc. son iniciadas por usuarios, que tienen una necesidad grande".

Esta no es una actividad marginal, sino algo realmente masivo. Esto es la democratización de la innovación. Y para extraer el máximo beneficio económico de esta actividad de innovación descentralidada, es necesario que exista un marco legal que permita y fomente la innovación entre empresas y entre empresas y consumidores. Un sistema de patentes racional y balanceado, que ayude a crear inventos no a crear litigios, es una pieza clave para apoyar este proceso.

Programas del Podcast

Estado policial: la promesa vacía de un mundo sin crimen
4 Noviembre 2013
Editoriales y otras mafias
12 Abril 2013
Los gobiernos jamás dejarán de querer controlar Internet
16 Enero 2013
Desobediencia civil y desobediencia intelectual
14 Noviembre 2012
La globalización de la propiedad intelectual
31 Octubre 2012
Internet no será otra televisión
18 Octubre 2012
Propiedad intelectual y democracia: el impacto de estas leyes en tu vida
12 Octubre 2012
La guerra moral y la ética de la piratería
27 Septiembre 2012
Periodismo ciudadano
6 Diciembre 2011
El derecho a criticar y parodiar
23 Noviembre 2011
La libertad de expresión y la "propiedad intelectual" no son compatibles
26 Octubre 2011
Excepciones al copyright: los usos justos
11 Octubre 2011
Restricciones y barreras digitales
6 Octubre 2011
Biopiratería, una nueva colonización
22 Septiembre 2011
Universidades públicas y cultura libre
8 Septiembre 2011
Democratizar la innovación
1 Septiembre 2011
Creatividad y negocios sin copyright
11 Agosto 2011
Copia, la diosa de la abundancia
5 Agosto 2011
Libertad y software libre
27 Julio 2011
Razones para usar software libre
20 Julio 2011

Páginas