La Cultura Libre (y otros juegos muy, muy serios)

Molleindustria es un equipo de artistas, diseñadores y programadores que desarrollan juegos completamente atípicos. Su idea es "generar una discusión seria sobre las implicaciones sociales y políticas de los videojuegos". Con juegos ingeniosos y muy, MUY provocadores, realmente consiguen lo que otros muchos juegos de corte académico (a veces con mucha investigación por detrás) no logran: entregar un mensaje de manera encubierta, que llega al destinatario casi sin notarlo. A pesar de que no los he jugado todos, mis favoritos son:

Phone Story

Un juego en cuatro partes para smartphones y gadgets portables, que pretende generar consciencia en los poseedores de gadgets sobre cuatro problemas sociales urgentes en la cadena de producción de estos gadgets: la producción de Coltan en Congo, los suicidios en fábricas como FoxConn en China, la "obsolescencia planificada" como estrategia comercial de empresas como Apple, y la generación de desperdicios electrónicos como consecuencia de la obsolescencia planificada.

Queer Power

Controla a uno o dos jugadores y dales el máximo de placer sexual, cambiando de postura y de preferencias sexuales. La descripción del juego: "¡Olvida lo que aprendiste en el colegio acerca de los sexos, y disfruta el viaje a este mundo extraño!". Tengo que admitir que este juego me incomodó al comienzo, pero luego de jugarlo un rato me hizo pensar qué era exactamente lo que me molestaba (¡sólo prejuicios!). La reflexión que vino después del juego me hizo recordar el caso reciente del joven asesinado a palos por neonazis en Chile aparentemente por actuar de manera afeminada. Me parece que conmigo el juego cumplió su objetivo.

Faith Fighter

El único de los juegos (de los que jugué) que posee un disclaimer. Se trata de un juego de pelea como el viejo y recordado Street Fighter, pero donde los personajes son nada menos que Dios, Jesús, Buda, Mahoma, etc. No me incomodó para nada (de hecho me gustó mucho), pero puedo entender cómo a algunas personas les puede parecer deplorable. Me recordó algunos de los experimentos diseñados para confirmar las hipótesis de la Terror Management Theory, y de cómo bajo ciertas condiciones las personas decidimos defender nuestros "símbolos de vida" con nuestra propia vida.

The Free Culture Game

El slogan del juego es "Una teoría jugable". Se trata de un juego sobre "la batalla entre la cultura libre y el copyright. Libera a los consumidores pasivos del dominio del mercado." Luego de jugarlo por un rato, pensé: "¡Diablos! ¡Tenemos que redoblar nuestros esfuerzos en Manzana Mecánica!" :)

En las palabras de los creadores de todos estos juegos:

Creemos que el slogan explosivo que se expandió rápidamente luego de las demostraciones anti-WTO en Seattle, "No odies a los medios, transfórmate en ellos", es aplicable a este medio [los videojuegos]. Podemos liberar a los videojuegos de la "dictadura del entretenimiento", usándolos para describir necesidades sociales urgentes, y para expresar nuestros sentimientos o ideas tal como lo hacemos con otras formas de arte. Pero si queremos expresar una alternativa a la forma dominante de juegos debemos repensar los tipos, estilos y lenguaje de juegos. La ideología de un juego reside en sus reglas, en su mecánica invisible, y no sólo en sus partes narrativas. Por eso una renovación de este medio no será fácil.

Foto de Tama

— Ingeniero Civil en Computación, Universidad de Chile. Doctor en Ingeniería y Políticas Públicas, Carnegie Mellon University. +Más información »